Entrevista a la egiptóloga Myriam Seco Álvarez

Hoy, 11 de Febrero es el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Por ello, os traemos una entrevista concedida a Explorando Egipto por Myriam Seco Álvarez, una mujer con una trayectoria excepcional que debería ser modelo a seguir de muchas niñas.

Myriam Seco Álvarez estudió en la Universidad de Sevilla, licenciándose en Historia Antigua en 1990. Cinco años más tarde se doctoró en la Universidad de Tübingen con la tesis Representaciones de niños en las tumbas privadas de Tebas durante la XVIII dinastía en Egipto. Ha trabajado en numerosos yacimientos arqueológicos en Egipto y el Líbano, realizando labores de arqueología submarina. Actualmente dirige la excavación del templo funerario del faraón Tutmosis III en Lúxor.

Uno de los principales objetivos del proyecto es la conservación y restauración de las estructuras y los materiales del templo.El equipo español acaba de realizar, en su novena campaña arqueológica, un extraordinario descubrimiento en el yacimiento del Templo de Millones de Años de Tutmosis III en Luxor. En el exterior del muro perimetral sur del templo ha sido hallada una tumba que no había sido profanada. Protegido por un pozo de poca profundidad había un nicho que albergaba un sarcófago en cuyo interior se encontraba un “cartonaje”  en buen estado de conservación que envolvía totalmente a la momia. El dueño de la tumba se trata de un funcionario llamado Amón Renef,situándose en el Tercer Período Intermedio, en torno a 1070-712 a.C.

ENTREVISTA PARA EXPLORANDO EGIPTO DE MYRIAM SECO

-Hola, buenos días Myriam, un placer tenerte en Explorando Egipto y gracias por concedernos el privilegio de poder entrevistarte con motivo del Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Antes de empezar con las preguntas, nos gustaría que nos hablaras brevemente de esa niña que se interesó por la ciencia y si te has encontrado con muchas dificultades para llegar a tu objetivo, ¿algunas de esas dificultades está relacionada con la condición de ser mujer, o existe igualdad profesional en el mundo de la Egiptología?

-Ya desde niña me interesó la arqueología y la historia del mundo antiguo; soñaba con descubrir cosas del pasado y siempre me atrajo el Próximo Oriente. He de añadir que en eso mi padre tuvo un papel importante, ya que supo motivarme para que aprendiera la historia de las grandes civilizaciones del pasado. En la adolescencia tuve un profesor que me abrió los ojos a la ciencia. Era una persona muy culta, tenía dos carreras universitarias y hablaba seis idiomas. Él me preparó para entrar en la Universidad de Sevilla. Después de terminar la carrera, fuí al Instituto de Egiptología de la Universidad de Tübingen, donde me formé en el campo de la egiptología. Transcurrieron diez años desde que comencé mis estudios universitarios hasta que leí la tesis doctoral. Y debo subrayar que fueron fundamentales mis años de formación en el extranjero.

Los problemas comenzaron cuando pretendí dedicarme profesionalmente a aquello para lo que me había preparado. Eso es lo realmente complicado. Llega un punto en el que te das cuenta que has pasado más de 20 años de tu vida estudiando y soñando con una vida profesional casi imposible de alcanzar. No creo que las dificultades estén relacionadas por la condición de ser mujer, sino con la circunstancia de querer dedicarte a lo que realmente te gusta y vivir de ello, habiendo estudiado una carrera de letras. Las carreras de letras tienen pocas salidas, pero si además te especializas en egiptología, las posibilidades se reducen todavía más.

En mi caso fue fundamental la decisión de salir al extranjero a buscar trabajo. Al principio barajé la posibilidad de permanecer en España, pero al ver que no salía nada, decidí marcharme. La mezcla de vocación y valentía es la que ha permitido que pueda trabajar en lo que me gusta.

La posibilidad de entrar en el mundo laboral me vino de la mano de la arqueología submarina, algo que nunca me había planteado, pues el medio marino no fue nunca de mi interés. Aún me acuerdo cuando tuve que ocultar a mis padres que hacía un curso de submarinismo, requisito necesario para participar en un proyecto de excavación del INA Institut en un pecio en aguas del Mar Rojo. Sin tener experiencia alguna dije que sí, porque era una posibilidad de salir y buscarme la vida en Egipto. Y así fue, del Mar Rojo pasé a tener trabajo en Alejandría, en el Líbano, y de allí a Luxor.

Cada vez hay más mujeres en el mundo de la egiptología. Y considero que en las generaciones futuras seremos muchas más. No hay más que ver las aulas de las universidades.

-Trabajando y viviendo tantos años en Egipto además de investigar la Antigüedad, habrás podido observar la vida cotidiana de los egipcios actuales ¿Cuáles crees que son las principales asignaturas pendientes en igualdad  de género del Egipto de hoy día?

-Desde el punto de vista social, dos de las grandes asignaturas pendientes del Egipto de hoy en día son la educación y la sanidad. Yo creo que reformando estos dos campos se solucionarían muchos problemas. Es un país con grandes desigualdades; encuentras gente con un alto poder adquisitivo y gran nivel de vida, gente humilde que vive asfixiada económicamente para poder dar a sus hijos una mínima formación y pagar a los médicos cuando algún miembro de la familia se pone enfermo, y una gran cantidad de gente pobre, que es analfabeta y que ni siquiera tiene acceso a unas mínimas atenciones médicas.

Yo creo que es imprescindible reformar la educación y fomentar una clase media para poder realizar cambios fundamentales en el país.

-En 1995 realizaste tu tesis doctoral sobre las representaciones de niños en las tumbas privadas de Tebas de la dinastía XVIII en la cual dedicas un capítulo a las niñas que acompañaban a las plañideras ¿Existían roles diferenciados de sexos? ¿Se manifestaban por tanto, ya desde la infancia?

-El niño jugó un papel importante en la iconografía de las escenas que decoraban las paredes de las tumbas tebanas de la XVIII dinastía. Se representaron en algunas escenas con un carácter simbólico y fueron, sobre todo, una garantía de continuidad de la vida tras la muerte para el difunto. Efectivamente, acompañando a las plañideras tenemos niñas y no niños. Existían roles diferenciados de sexo. Sin embargo, en las dinastías XIX y XX los niños, al margen del carácter simbólico, fueron representados con mayor frecuencia.

-¿Piensas que este tipo de estudios sobre la infancia pueden ser un aporte valioso en la Historia? ¿Es necesario reivindicar las investigaciones sobre la mujer y la infancia o crees que hoy en día ya es un tema generalmente investigado por los historiadores?

-Los estudios sobre la infancia son un aporte fundamental a la Historia. Además, creo que es un tema muy de moda en la actualidad. Quizás antes no se le prestaba tanta atención, pero desde hace unos años es un campo muy tratado por los investigadores. En los últimos años se han organizado diversos seminarios, congresos y publicaciones al respecto. Un ejemplo lo tenemos en la Universidad de Granada, donde la profesora Margarita Sánchez Romero ha abierto líneas de investigación al respecto.

-Pasemos ahora a tu papel de Directora del Proyecto del Templo de Tutmosis III ¿Cómo nació este proyecto?

-En el año 2000 comencé a trabajar en Luxor, en el equipo internacional del templo de Millones de Años de Amenofis III. Seis años más tarde, en el 2006, pensé en la posibilidad de montar mi propio proyecto. Los dos años siguientes de preparación, tramitación de permisos de excavación y búsqueda de financiación no fueron nada fáciles. Cuando en el 2008 empezamos la primera campaña en el yacimiento, la ilusión era enorme. El templo estaba totalmente cubierto por la arena y ahí abajo estaba esperándonos una parte del pasado que podía ofrecernos mucha información. Ahora que han pasado nueve años desde el inicio, podemos decir que todo lo encontrado ha superado ampliamente las expectativas. Nunca imaginé que el templo nos iba a dar tanta información y tantas sorpresas.

El yacimiento del Templo de Millones de Años de Tutmosis III ha demostrado tener una riqueza arqueológica extraordinaria, que abarca un arco cronológico de unos 1500 años y que aporta materiales e informaciones de las dinastías XI, XII, XVIII y XIX, así como del Tercer Período Intermedio y de Época Baja.

-Las financiaciones en las excavaciones arqueológicas, como en todo proyecto cultural, imaginamos que serán difíciles de conseguir ¿Existe algún modo para que aquellos que nos lean puedan contribuir con alguna donación a vuestro proyecto?

-Siempre se puede contribuir; cualquier ayuda es bienvenida. La financiación privada es fundamental. El proyecto ha cristalizado gracias a la generosidad del múltiple patrocinio privado de Fundación Botín, Banco Santander, empresa Cemex y Fundación Cajasol. Sin ellos, la labor de cooperación y recuperación de este importante monumento no hubiese sido posible.

Ojalá la gente con grandes posibilidades económicas entienda que somos consecuencia de lo que nos ha precedido y que estudiando el pasado podemos obtener respuestas a preguntas que nos pueden ayudar a comprender ciertas realidades del presente. Y, obviamente, sean conscientes de la importancia de preservar el patrimonio de la humanidad.

-El año pasado encontrasteis un sarcófago con un cartonaje magnífico, como recién pintado ¿Podrías contarnos alguna cosa sobre su dueño, Amón Renef y su papel de  “Sirviente de la Casa Real”?

-Durante nuestra última campaña tuvimos la suerte de encontrar una tumba del Tercer Período Intermedio con un bellísimo cartonaje en su interior. Por su decoración sabemos que perteneció a un funcionario de la Casa Real llamado Amón Renef, pero su titulatura es muy genérica, no sabemos aún a qué se dedicaba exactamente. Ahora nos queda por hacer un minucioso trabajo de investigación de esta bella pieza y de la momia que hay en su interior. Ya le hemos hecho radiografías, ahora hay que buscar resultados.

-En último lugar, ¿qué consejo darías a aquellas niñas o futuras egiptólogas para llegar hasta donde tú has llegado?

-Lo más importante es tener vocación, entusiasmo, estudiar mucho, tener paciencia y formarse en el extranjero.

-Esperamos que tengáis mucha suerte en el Proyecto para que un día el templo de Tutmosis III sea visitable ya una vez restaurado. Gracias. 

A continuación compartimos con vosotros un vídeo sobre Myriam Seco para aquellos que quieran saber más: 


Recursos utilizados:
http://thutmosisiiitempleproject.org/index.php/es/equipo/myriam-seco-alvarez
http://thutmosisiiitempleproject.org/
Imagen: Cedida por la autora Myriam Seco. 

Esperamos que os haya gustado esta entrada y nos ayudéis a compartir nuestro trabajo. Si usáis información de aquí, no olvidéis citarnos de la siguiente forma: Explorando Egipto [Consultada: (Fecha del día de consulta)] 
△△△Єxplorando Єgipto △△△

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...